bosque mágico
la historia de rafita, Laura & luis

Una historia que nos removió el alma

Luis nos contactó a raíz de la Renolove que organizamos para la Paty y el Edu. Luis y Laura son los papás de Rafaela, una exquisita bebé que se robó suspiros y corazones en esta Renovación de Amor. La historia de ellos nos llegó a la fibra, y para nuestra sorpresa, es más común de lo que imaginábamos.

Luego de un embarazo libre de problemas y llenos de ilusión, Laura y Luis estaban preparados para la llegada de Rafita. Pero la mala praxis de cierto equipo médico, truncó uno de los momentos más anhelados por la pareja. Sufrieron de violencia obstétrica durante el parto de Rafaela, y sus daños y secuelas resultaron ser permanentes. En un abrir y cerrar de ojos, les arrebataron la ilusión, la alegría. Todo fue confusión y angustia.

Un viaje, una pareja y una montaña

«Esta hoja lleva escrita una historia, una historia que habla sobre una pareja y un viaje… Un importante viaje» Así parten los votos que Luis escribió para Laura y Rafita.

Siempre el momento de los votos guarda grandes sorpresas, y claro, en esta ocasión, no fue la excepción. Laura fue quien abrió los fuegos, hablando con mucho amor sobre lo importante del número 11 en sus vidas, y cómo todo se había alineado para que coincidiéramos todos ahí, el 11 de marzo. Las lágrimas no tardaron en aparecer, y al son de una melodía celta, fueron brotando las letras, cada una más bella que la anterior.

Pero luego, era el turno de Luis, quien explicó cómo había sido esta experiencia de ser papá de Rafita. Utilizó una metáfora muy linda, habló de una pareja ilusionada con un viaje a la playa, que por cosas del destino, luego se transformaría en un viaje a la montaña. Una montaña con ciertos obstáculos, que si bien fue triste y dolorosa al comienzo habían senderos que guardaban tal belleza, que no valía la pena detenerse a sufrir. 

A bailar por siempre

Terminados los votos de los papás, fue el turno que Rafita nos contara, cuánto ama a sus papis y por qué tomó la decisión de renovar su amor por ellos. Paty fue quien leyó los votos de Rafita: «Para mí no hay pena ni oscuridad, imaginen que estoy flotando, que mi cuerpo se levanta como si no existiera la gravedad. No siento ni dolor ni pesadumbre…» un texto cargado de simbolismos que nos removió cada fibra, y llámenlo mágico -también- porque mientras Patricia leía esas palabras, Rafita parecía disfrutar gustosa de la brisa y los tibios rayos de sol que se colaban entre los árboles. Los abrazos, las lágrimas y las risas fueron las protagonistas. El amor intenso y mágico que se tenían, se había renovado, para siempre, en ese bosque mágico.

Queridísimos Laura, Luis, Rafita preciosa, que nunca se cansen de bailar, de reír, de disfrutarse y amarse como locos. Y que se haga justicia, por ustedes tres y por todas las familias que ha sufrido violencia obstétrica. 

Aquí un trocito de su historia, de ese amor incondicional que todo lo puede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *